Nuestros valores son las convicciones fundamentales acerca de por qué hacemos lo que hacemos. Comunican lo que es importante para Dios, para Su Iglesia y para Su Reino; es por eso que en Plenitud de Vida trabajamos con siete valores esenciales:


Verdad de la Palabra

Declaramos que la Biblia es infalible e inspirada por Dios. Es por medio de ella que Dios ha revelado Su Palabra, Su Plan y Su Pacto eterno para con los suyos a través de la persona y obra de Jesucristo con el fin de conformarlos a Su imagen. Es por ello que valoramos la verdad de la Palabra más que cualquier otra cosa, sin ella no podemos producir fruto verdadero. Por tanto, estamos comprometidos con madurar y equipar a los santos en amor con la verdad presente para la obra del ministerio.

Familias Solidas

Valoramos la familia como creación de Dios, donde el matrimonio es un diseño perfecto y una unión de pacto inquebrantable entre un hombre y una mujer quienes llegan a ser una sola carne, con el propósito de reflejar la vida de Dios y levantar una descendencia para él que desde temprano transforme su generación.

Relaciones en Amor

Este es un fundamento principal en el Reino de Dios que expresa nuestra verdadera comunión y distinción en Cristo. Por esta razón sostenemos la importancia de desarrollar y fomentar entre nosotros relaciones transparentes y permanentes, en un ámbito de respeto, valoración, dignidad, edificación y amor.

Adoración Genuina

Afirmamos que fuimos creados para adorar a Dios y que la adoración va más allá de un cantico y un ministerio. La adoración genuina es en espíritu y en verdad con todo lo que somos, hacemos y tenemos; es un estilo de vida que le exalta y le glorifica, expresada en una entrega completa a Dios con nuestro tiempo, talentos y tesoros.

Servicio en Excelencia

Atesoramos el servir a Dios por medio de Su iglesia a través de los dones y recursos que él nos ha confiado. Deseamos hacerlo con excelencia como buenos administradores de la gracia de Dios, sirviendo en amor, integridad, gratitud y deleite, que es el servicio que honra a Dios y refleja el carácter de Cristo.

Prosperidad Integral

El deseo de Dios es que prosperemos en todas la cosas, este es el plan para todos Sus hijos. Por eso creemos en una mayordomía íntegra e integral en todas sus expresiones: espiritual, personal, emocional, familiar, material, etc. Teniendo como propósito extender y expresar el Reino de Dios.

Trascendencia Generacional

Creemos que Dios es un Dios de generaciones por eso parte de nuestra prioridad y propósito es la trascendencia y transferencia generacional hacia nuestra juventud y niños; donde estamos comprometidos a equiparlos y enviarlos con el legado del evangelio del nuevo pacto, de gracia y de verdad.