Nuestra misión consiste de tres pasos fundamentales:

  • Alcanzar a las personas sin Cristo por medio de un evangelio escritural para que puedan conocer, proclamar y valorar las maravillas de la Gracia.

  • Adiestrar a los discípulos de Cristo por medio de un discipulado integral donde todo su ser, espíritu, alma y cuerpo estén capacitados con fundamentos sólidos para manifestar y disfrutar una vida abundante.  

  • Activar a los santos en Cristo por medio de cada don ministerial con el fin de servir en amor, cumplir su llamado e influenciar su mundo con la verdad del Reino
    de Dios.