Su objetivo es edificar matrimonios sanos y sólidos con fundamentos Cristo céntricos para que desarrollen un crecimiento integral, siendo hogares que crean en la santidad y seriedad del pacto matrimonial entre un hombre y una mujer, a fin de expresar la plenitud del propósito de Dios.