Se enfoca en levantar, formar y encaminar al hombre en el desarrollo del don de liderazgo que Dios le ha confiado; siendo consciente de su sacerdocio como ministro de Jesucristo para transformar su hogar, su iglesia y su comunidad con una mentalidad de Reino.